Me aburro con mi pareja. 5 consejos.

Mi hijo/a tiene TDAH

“Quiero a mi pareja pero me aburro con ella”. Si estás leyendo esto probablemente hayas estado pensando que aquella llama del principio ya no luce de la misma manera, que ya no hay chispa y/o que la mejor palabra para definir tu pareja es: RUTINA. Esto es algo que le ocurre a la inmensa mayoría de las parejas llegados a un determinado punto. Por suerte es perfectamente solucionable. A medida que las relaciones avanzan la pasión pasa (y así ha de ser) a un plano no tan importante para dar protagonismo a elementos más sólidos para sostener una pareja estable y de larga duración: la intimidad de poder confiar en la otra persona y el compromiso, que serían las rutinas y reglas que hacen que tu pareja funcione. Lo que pasa es que en ocasiones este compromiso está muy bien diseñado y ejecutado y tiene un papel tan importante que nos nubla la vista y nos olvidamos de lo que colorea la relación: la pasión. Esto desemboca irremediablemente en aburrimiento.

 

METÁFORA DE LA BICICLETA

Si estás en este punto hay una filosofía que debes tomar para romper la rutina que apaga la pasión, siempre lo explico como si fuera montar en bicicleta. Cuando te subes a la bicicleta parada y empiezas a avanzar, los primeros pedaleos son forzados, requieren mucho esfuerzo, son artificiales y feos y por supuesto no se disfrutan. A pesar de ello es una parte imprescindible para, un poquito después, coger velocidad, fluir y disfrutar casi sin darte cuenta de un agradable paseo en bici. Para volver a divertirte es igual, tenéis que trabajar esa diversión forzando algunas cosas al principio. Los pedaleos de la bici serían los siguientes consejos.

 

5 Consejos para divertirte con tu pareja

Si estás en este punto hay una filosofía que debes tomar para romper la rutina que apaga la pasión, siempre lo explico como si fuera montar en bicicleta. Cuando te subes a la bicicleta parada y empiezas a avanzar, los primeros pedaleos son forzados, requieren mucho esfuerzo, son artificiales y feos y por supuesto no se disfrutan. A pesar de ello es una parte imprescindible para, un poquito después, coger velocidad, fluir y disfrutar casi sin darte cuenta de un agradable paseo en bici. Para volver a divertirte es igual, tenéis que trabajar esa diversión forzando algunas cosas al principio. Los pedaleos de la bici serían los siguientes consejos.

  1. Elegid vuestro día del mes: La rutina no es más que una serie de automatismos repetidos en bucle. Eso es algo bastante útil porque no genera gasto de energía en la pareja. Pero a veces hay que romperla puntualmente para dar un poco de gasolina. Una cita mensual ayuda a ello.
  2. Revivid: Todas las parejas tienen un primer bar, primer restaurante, primera película, primer hotel… vuelve a repetir esos planes. Traed al presente vuestra diversión pasada.
  3. Celebrad todo: Aniversario, San Valentín, fecha de la primera vez que os visteis, fecha en la que os fuisteis a vivir juntos. Llena el calendario de fechas que os obliguen a desrutinizaros.
  4. Tened momentos solo vuestros: Tened juegos, series y/o planes que no hagáis con otras personas. Si haces esto cuando te apetezca tener ese plan (o juego o ver X serie), automáticamente esa diversión estará también asociada a tu pareja.
  5. Echaos de menos. Diversión independiente: Tened también vida independiente. No es la cantidad de tiempo que estéis juntos sino la calidad del mismo. Las ganas de hacer algo con tu pareja aumentan cuando no está tu pareja delante, e incluso más si ocupáis parte de vuestro tiempo en estar separados haciendo actividades independientes.   

Contacta con nosotros

1
¡Hola 👋🏼!
¿Podemos ayudarte?
Powered by
Llámanos: 611 09 27 44