Luchar contra las adversidades: 5 claves básicas

luchar contra las adversidades

La vida es difícil. La vida es dura. Muchas personas tienen suerte y su vida, con mayor o menor mérito, es como la deseaban (aunque siempre habrá algo que querremos cambiar). Sin embargo, otras personas se ven a sí mismos “condenados” a vivir una vida que no consideran merecer: pierden a un familiar, no trabajan en lo que siempre soñaron, están en una relación tortuosa, aparece algún accidente o enfermedad… miles de motivos que hacen que nuestro día a día sea más pesado, más lento, más difícil.

Viktor Frankl afirmaba que somos seres con capacidad de elección, aunque nuestra elección es finita, ya que está limitada por miles de circunstancias que no dependen de nosotros (físicas, sociales, económicas…) 

 

La lucha contra la adversidad: La actitud

Pero lo que sí podemos elegir de forma completamente infinita es la actitud con la que luchar durante nuestro día a día.

1) Tener claras nuestras metas: A Roma no se llega por un solo camino, existen muchos. Y como está claro que no se llega es estando parado delante del camino, pensando lo lejos que está.

2) Plan de acción: Lo importante es no quedarse parado. El sentimiento de inutilidad es uno de los peores que puede sentir el ser humano. Mientras haya algo que puedas hacer, hazlo.

3) Cuando se cierra una puerta, se abre una ventana: ¿Qué te posibilita esta nueva situación? (puede que no sea algo mejor que como estabas antes, pero sí menos malo de lo que creías al principio) ¿Cómo aprovechar la nueva situación?

4) Pasos pequeños: Ante cualquier adversidad que se nos presente ¿qué SÍ depende de nosotros mismos?, ¿hasta dónde podemos hacer?, ¿de qué diferentes formas podemos hacer algo para afrontar o solucionar el problema?

5) Comodidad: Si decides (recalco, decides) aceptar la situación y no hacer algo para mejorarla, es totalmente respetable, pero debe ser una elección REAL. Una elección real es en la que sopeses el esfuerzo de intentar cambiar o quedarte tal como estás y de verdad CREAS que no merece la pena tanto esfuerzo, y que serás más feliz aceptando y viviendo como hasta ahora. No todo el mundo tiene que llegar al mismo punto, pero sí sopesar sus opciones y ver la que le hace más feliz seguir.

Los problemas pueden causar diversas reacciones en el ser humano: huida, paralización, autocompasión… pero también el deseo de mejorar la situación nos puede dar ideas que nunca antes habíamos pensado. De hecho, muchas personas actúan bajo presión, es su manera de funcionar.

Somos libres finitos a la hora de actuar, pero la actitud con la que afrontemos nuestra vida es infinita.

Contacta con nosotros

1
¡Hola 👋🏼!
¿Podemos ayudarte?
Powered by
Llámanos: 611 09 27 44